NVMe vs M.2 : ¿Qué tipo de SSD es mejor?

Las SSD son una gran actualización de los antiguos discos duros, y cuando se trata de ellas, es posible que te encuentres con dos términos: NVMe y M.2. Estos términos pueden resultar confusos, así que vamos a desglosarlos para ayudarte a elegir el mejor SSD para tus necesidades.

¿Qué es NVMe?

NVMe es el protocolo de almacenamiento y una interfaz de control de host que se utiliza para mejorar la velocidad de transferencia de datos entre los sistemas cliente y las empresas y a través del bus PCIe de alta velocidad del ordenador. Este último protocolo de transferencia se ha diseñado especialmente para la memoria de estado sólido.

NVMe se utiliza sobre todo para almacenamiento SSD, copias de seguridad, caché o memoria principal. Es una excelente alternativa para el soporte SCSI o Small Computer System Interface y ATA o Advanced Technology Attachment. Se conocen como el estándar para conectar y transmitir datos entre el dispositivo de almacenamiento de destino y el sistema anfitrión.

NVMe se ha diseñado exclusivamente para medios más rápidos. La principal ventaja de utilizar SSD PCIe NVMe frente a cualquier otro tipo de almacenamiento es el aumento de las operaciones de salida o entrada cada segundo y la reducción de la latencia. El tipo de almacenamiento SSD se ha popularizado recientemente y es uno de los medios preferidos en los requisitos de almacenamiento.

Tras la llegada de la tecnología de estado sólido, era bastante evidente que los protocolos e interfaces existentes como SAS o Serial Attached SCSI y SATA o Serial Advanced Technology Attach ya no eran medios adecuados. NVMe se creó inicialmente en el año 2011, y más de 100 empresas tecnológicas participaron activamente en el desarrollo de esta solución de almacenamiento.

NVMe es la clave principal que permite el uso de aplicaciones y tecnologías en evolución como IA, IoT y ML. Estas tecnologías avanzadas pueden ser inmensamente beneficiosas para lograr enormes mejoras y una baja latencia, que se puede conseguir con los sistemas de almacenamiento NVMe.

¿Cómo funciona NVMe?

El estándar no utiliza el estado NVMe, sino que se ha referido a la colección de comandos y al conjunto de características y registro de una interfaz con el único objetivo de conseguir interoperabilidad y alto rendimiento en todos los sistemas NVM.

El protocolo de NVMe tiene la capacidad de admitir diferentes formas de memoria no volátil como las SSD, que hacen uso de una gama de memorias no volátiles como la flash NAND. Estos controladores se encuentran para una serie de sistemas operativos como Linux y Windows.

Estos SSD se conectan a los conectores PCIe o U.2 y M.2. El protocolo asociado a las conexiones garantiza una mayor IOPS y una baja latencia con un uso reducido de energía. Los comandos responden a la memoria compartida y mapean la entrada o salida a través de la interfaz PCIe. Es compatible con E/S paralelas y procesadores multinúcleo que garantizan el direccionamiento de la CPU y un alto rendimiento.

Importancia de NVMe

El NVMe se ha desarrollado especialmente para trabajar con medios no volátiles de alto rendimiento para el almacenamiento, como los SSD. Es adecuado sobre todo para entornos de cálculo intensivo y de naturaleza muy exigente.

Por ejemplo, el NVMe puede manejar cargas de trabajo empresariales consumiendo muy poca energía y dejando menos huella en la infraestructura. Con el uso del sistema de almacenamiento NVMe, puedes experimentar una latencia mucho menor que con los protocolos SATA y SAS. Esto se traduciría en una mejora del rendimiento y una reducción de la latencia.

Por tanto, puedes estar seguro de que NVMe es ideal para ser utilizado con aplicaciones de gama alta que requieren procesamiento en tiempo real y reducir los cuellos de botella. La mayoría de los centros de datos y entornos empresariales pueden beneficiarse de los sistemas de almacenamiento NVMe de alto rendimiento.

Ventajas de NVMe

Debes comprender las ventajas de elegir el almacenamiento NVMe. Entre ellas se incluyen:

  • Las SSD NVMe están diseñadas con sólo unos microsegundos de latencia.
  • Las unidades NVMe tienen la capacidad de enviar comandos al doble de velocidad que otras unidades SATA.
  • Su ancho de banda es mucho mayor que el de otros competidores.
  • Garantiza una gestión, un acceso a los datos y un almacenamiento eficaces.
  • Los datos se pueden racionalizar y dividir fácilmente.
  • Admite diferentes factores de forma, que incluyen conexiones, U.2 y M.2
  • El NVMe admite protocolos de túnel que abordan la privacidad.

¿Qué es M.2?

En cuanto al SSD M2, es un SSD de factor de forma pequeño. Esta especificación es para conectores asociados al ordenador y tarjetas de expansión que se montan internamente. Ha sustituido a la norma mSATA, que utiliza conectores PCIe y disposición física de las tarjetas.

El almacenamiento SSD M.2 ofrece características físicas flexibles mejoradas. Ayuda a una gama de longitudes y anchuras de módulo con funciones avanzadas de interconexión. Se sabe que esta SSD es más adecuada en comparación con la mSATA para la aplicación de SSD, especialmente cuando se trata de dispositivos como tabletas y ultrabooks.

Tipos de M.2

Hay tres tipos diferentes de tarjetas SSD M.2. Vamos a echar un vistazo a tres de ellos.

  1. SATA: Se trata de un tipo de SSD M.2 que utiliza rutas AHCI y controladores para los cables SATA a través del conector M.2. Puede que sea lento, pero es conocido por su enorme compatibilidad.
  2. AHCI: Puede ser una opción más lenta para las placas base de bajo rendimiento y se utiliza sobre todo con SO antiguos. Los SSD suelen conectarse a través de AHCI y funcionan más como DRAM que los distintos tipos de discos duros (HDD).
  3. NVMe: NVM o Memoria No Volátil Express se ha desarrollado especialmente para tarjetas de almacenamiento SSD avanzadas. Aunque el almacenamiento está ampliamente disponible con la conexión PCIe general para las placas base en ordenadores de sobremesa, el factor de forma M.2 hace uso de conectores diferentes.

Las SSD son formas de almacenamiento que pueden guardar eficazmente una gran cantidad de datos en una memoria de estado sólido. El almacenamiento SSD no tiene partes móviles que giren hacia arriba, hacia abajo o se rompan como los HDD. Anteriormente, era popular como Factor de Forma de Nueva Generación; sin embargo, más tarde, se cambió a M.2. El uso del conector M.2 muestra diferentes capacidades y propósitos tanto del dispositivo como del host.

NVMe vs M.2

¿Cuáles son los tamaños M.2 más comunes?

Debes saber que los últimos conectores M.2 en realidad no se conectan a la placa base mediante un cable. Se conectan directamente a la placa base haciendo uso de una ranura dedicada para conectores M.2. Estas tarjetas suelen tener forma rectangular. Estas tarjetas suelen medir 60 mm u 80 mm de largo y 22 mm de ancho. Sin embargo, la longitud de la tarjeta no es la misma. Puedes entender el tamaño de la tarjeta por el número de dígitos.

Cuando compruebas una tarjeta, los dos dígitos iniciales denotan la anchura, y los números restantes determinan la longitud de la tarjeta. Por ejemplo, cuando eliges una tarjeta 2260, 22mm representa la anchura, y 60 es su longitud. Una mayor longitud en las ranuras M.2 podrá albergar un mayor número de chips NAND para obtener una capacidad de almacenamiento adicional en comparación con la versión más corta.

Los otros tamaños son:

  • 22110
  • 2260
  • 2242
  • 2230
  • 2280

¿Cómo es M.2?

La mayoría de los tipos de conectores M.2 presentan algunas diferencias. Por lo tanto, se recomienda elegir el tipo correcto de SSD para garantizar que se ajusta a tu conexión. La mayoría están disponibles en tres configuraciones distintas con diferencias en la separación del conector de borde y la posición de la muesca.

  • B&M: Significa que la ranura tiene dos muescas. La primera ranura tiene 6 patillas (izquierda), y la segunda tiene 5 patillas (derecha).
  • M: Esta muesca consta de 5 clavijas desde su derecha.
  • B: Esta muesca consta de 6 clavijas desde su izquierda.

Asegúrate de que compruebas bien la guía de la placa base al comprar el SSD M.2. Recuerda que cometer un error puede suponer un costoso despilfarro.

Diferencia entre NVMe y M.2

Para tomar la decisión correcta, necesitas comprender cada característica técnica de esta tarjeta SSD. Así que, en esta sección, compararemos cada uno de los componentes que se consideran de primera necesidad para ayudarte a decidir.

1. Presupuesto

Las unidades SATA y SSD se consideran opciones mucho más asequibles en comparación con las otras unidades NVMe. Sin embargo, siempre es necesario tener en cuenta las mejoras de rendimiento que sólo pueden ofrecer las unidades NVMe si quieres transferir un gran número de archivos de gran tamaño o quieres disfrutar de juegos a alta velocidad. En tales casos, las SSD NVMe pueden convertirse en una elección digna.

Tomemos un ejemplo: una SSD SATA de 1 TB está disponible por casi 100 $, mientras que una unidad NVMe de 1 TB de la misma marca cuesta 200 $.

2. Limitaciones técnicas

Siempre debes prestar atención a la compatibilidad de tu sistema antes de seleccionar una unidad, ya que hay dispositivos antiguos con componentes viejos que podrían no ser compatibles con los dispositivos de nueva generación. Específicamente para la conexión NVMe, los dispositivos más antiguos podrían no tener los componentes adecuados.

También deberías echar un vistazo a la disponibilidad de la conexión PCIe para admitir una gama de dispositivos PCIe. Si sólo tiene carriles específicos y limitados, significa que debes elegir una unidad diferente o un carril que tenga el componente para admitir NVMe y dejar que funcione a toda velocidad.

3. Velocidad de la unidad

Cuando selecciones la unidad correcta para la configuración, la unidad SATA M.2 y las SSD de 2,5 pulgadas ofrecerán velocidades similares. Por tanto, para aumentar el rendimiento, debes elegir unidades NVMe. Es innegable que las unidades SSD NVMe son mucho más rápidas que las unidades SATA; puede que sea necesario actualizar el procesador para mejorar la experiencia.

Por tanto, asegúrate siempre de la velocidad de escritura y lectura de la unidad, ya que las generaciones anteriores de NVMe pueden tener velocidades diferentes.

4. Capacidad de la unidad

La mayoría de las unidades SATA suelen oscilar entre 500 GB y unos enormes 16 TB de almacenamiento. En cuanto a las unidades M.2, empiezan a partir de 2 TB, mientras que hay algunas que también están disponibles con 4 y 8 TB de almacenamiento a un precio más elevado.

Conclusión

Antes de elegir una nueva unidad, siempre es recomendable hacer una copia de seguridad de los datos. Hacer una copia de seguridad es extremadamente importante, ya que evita cualquier tipo de consecuencias innecesarias. Además, antes de realizar cualquier compra, también debes asegurarte de la compatibilidad. Recuerda que hacer una compra equivocada sólo te llevará a hacer una inversión errónea y, a la larga, a malgastar el dinero.

Araceli Molina

Editora jefe 6mejores.com. Mi misión es ayudarte a descubrir los mejores productos y servicios para una vida más fácil y productiva. Más de 15 años de experiencia en marketing digital y publicaciones online. Me apasiona el fitness, la tecnología, la naturaleza y los animales.

Deja un comentario