Las 6 mejores secadoras de condensación

Comparativa de Las 6 mejores secadoras por condensación

Descubra le mejor secadora por condensación para la ropa 

Otras comparativas relacionadas:

Nuestra selección de las mejores secadoras han sido escogidas por sus ventajas: buena relación calidad-precio, innovación o interesantes productos de entrada, hemos variado los precios y los servicios, para que todos puedan encontrar una solución adecuada.

¿Cuál es la mejor secadora de condensación?

1) Hotpoint NT M11 91WK – Mejor secadora de condensación

Hotpoint NT M11 91WK IT - Secadora (Independiente, Carga frontal,...
  • Clase energética: A +
  • Profundidad: 65.5 cm
  • Ancho: 59.5 cm
  • Color: Blanco

A pesar de su precio bastante atractivo, la secadora de condensación Hotpoint NT M11 91WK no suele decepcionar a los consumidores. Es un modelo electrónico, que controlas a través de una pantalla LCD. Puede parecer un poco complejo de manejar al principio, pero pronto entenderás cómo sacarle el máximo partido.

Según tus preferencias, puedes elegir entre distintos programas: «cama y baño» para la ropa más suave, «delicado» para el cuidado de tejidos sensibles, «algodón», «lana», «sintético», «carga mixta» o «planchado fácil». Incluso tienes la opción de utilizar aire frío, para la ropa que no soporta las altas temperaturas.

Se ha añadido un indicador de tiempo restante en el dispositivo, que naturalmente te ayuda a organizarte mejor, especialmente si tienes que hacer varios lavados seguidos. Con una capacidad de 8 kilogramos y una clasificación de eficiencia de condensación de B, este aparato se basa en un rendimiento muy honesto. Este secador no viene con docenas de innovaciones o funciones sorprendentes. Tampoco tiene un diseño especialmente atractivo. Sin embargo, para un uso típico, hace honor a su nombre.

Cómoda pantalla LCD
Indicador de tiempo restante
Numerosos programas
No hay innovaciones notables

– Caro para una aspiradora adicional

– Falta de accesorios pequeños

– El cabezal de aspiración no cabe en algunas esquinas

El secado tarda mucho tiempo
Diseño poco atractivo

mejores secadoras de condensacion

2) Electrolux EDC2086PDW – Secadora de condensación con excelente relación calidad precio

Comercializada por una suma razonable, la secadora de condensación Electrolux EDC2086PDW se caracteriza por unas prestaciones que no tienen nada que envidiar a los modelos de las gamas superiores. Para empezar, debes saber que este aparato está equipado con el sistema inteligente OptiSense. Para ti, esto significa que tu secadora adaptará el tiempo de secado a la carga y al nivel de humedad. Puedes estar seguro de que cada ciclo es eficiente, sin riesgo de consumo excesivo de electricidad, ya que el aparato se apaga por sí solo cuando termina el trabajo.

Si tu contrato de electricidad te permite diferenciar entre las horas de menor consumo y las de mayor consumo, puedes utilizar la función de arranque retardado, para que el secado pese menos en tu factura. Al mismo tiempo, gracias al sistema de rotación alterna, la ropa sale menos arrugada, lo que limita el tiempo necesario para el planchado posterior.

Con una capacidad de 8 kilogramos, este aparato puede presumir de una eficiencia de condensación de tipo A y un nivel de ruido de 64 dB. Con un precio realmente atractivo y pequeños extras como la pantalla LCD, es una excelente alternativa para solteros o familias pequeñas.

Eficiencia de la condensación A
Secado electrónico con sensor
Buena relación precio/prestaciones
No se muestra el tiempo restante

– Caro para una aspiradora adicional

– Falta de accesorios pequeños

– El cabezal de aspiración no es compatible con algunas esquinas

No es lo suficientemente grande para una familia numerosa
Kit de evacuación no incluido

3) Bosch WTE84104FF, las innovaciones adecuadas al precio adecuado

Cuando quieres características cómodas, a menudo tienes que gastar más dinero en tu compra. Pero con la secadora WTE84104FF, Bosch te ofrece una experiencia muy satisfactoria, innovaciones y una función práctica, todo ello a un precio ligeramente superior al de la gama básica, pero muy asequible.

Por ejemplo, obtienes el sistema antivibración de la marca, que reduce el nivel de ruido del aparato (en este caso, 66dB). También puedes apreciar los botones sensibles al tacto, fáciles de usar, aunque te beneficies de una eficiencia de condensación de grado B. El único inconveniente para los que pueden ahorrar dinero con las horas de menor consumo es que la función de «arranque retardado» no está incluida en este modelo.

Esta secadora tiene una excelente relación calidad-precio, pero las familias numerosas pueden sentirse decepcionadas, ya que la capacidad de 7 kg es limitada. Sin embargo, este volumen es más que suficiente para una pareja, por ejemplo. Por último, aunque hay varios programas disponibles para tu comodidad, se echa en falta la función «listo para usar», especialmente para las personas que odian planchar.

Excelente relación calidad-precio
Innovador
Poco ruido
7 kg de capacidad

– Caro para una aspiradora adicional

– Falta de accesorios pequeños

– El cabezal de aspiración no es compatible con algunas esquinas

No se retrasa el inicio
No hay función «listo para almacenar»

Secadora Bosch WTR85V90ES con bomba de calor
  • BOSCH SECADORA WTR85V90ES CONDENSACION 8KG A++qc

4) Bosch WTN83200FF, alta tecnología y eficiencia

La secadora de condensación Bosch WTN83200FF ofrece una experiencia más que satisfactoria para cualquier usuario. La marca, por su parte, no deja de alabar esta creación, que califica de silenciosa. Por supuesto, probablemente puedas adivinar que una secadora nunca es silenciosa. Sin embargo, le damos un buen punto a Bosch, porque el nivel sonoro de 65 dB es bastante bajo para un aparato de este tipo. Para conseguir este resultado, se ha añadido un sistema antivibratorio a las paredes y se ha reforzado el aislamiento.

Al diseñar un sistema de secado sensible, el fabricante permite que todos disfruten de un resultado uniforme después de cada ciclo. La estructura del tambor, por su parte, se ha diseñado para minimizar al máximo los pliegues. Los programas, que se pueden seleccionar a través de una pantalla LCD clara y fácil de leer, son variados: ropa deportiva, secado automático, planchado fácil, alergia plus o antiarrugas, tienes mucho donde elegir.

Una verdadera joya tecnológica, este secador es muy innovador y realmente eficaz. Lamentamos la ausencia de un modo de secado rápido. Además, dado el acabado especialmente cuidado, habríamos agradecido la presencia de un tambor iluminado. Sin embargo, esta característica es poco frecuente en las secadoras de condensación: es simplemente un pequeño punto que se puede mejorar.

No es muy ruidoso
Diseño limpio
Muchos programas
Bastante caro

– Caro para una aspiradora adicional

– Falta de accesorios pequeños

– El cabezal de aspiración no es compatible con algunas esquinas

No hay secado rápido
No hay luz en el tambor

Bosch WTN85200ES - Serie | 4 Secadora de condensación, 7 kg, Blanco
  • Secado adecuado y preciso mediante sensores; Podrás ajustar el grado...
  • Tambor VarioSoft: seca y cuida tu ropa más delicada gracias a la...
  • Protección antiarrugas: el balanceo del tambor protege las prendas y...
  • Display con información de tiempo restante: siempre sabrás cuando...

5) Candy CS C8LF-S, una excelente secadora familiar

No tiene todas las pretensiones de la mejor secadora de condensación, pero sigue funcionando bien: ¡la Candy CS C8LF-S es una excelente alternativa para las familias numerosas! Su capacidad de 9 kg es especialmente útil cuando hay que limpiar y secar la ropa de varios niños.

Se han añadido algunos toques especiales al aparato para ofrecerte más comodidad: la función de planchado, ideal para reducir el trabajo de planchado, y la función de secado delicado, para cuidar tus tejidos más frágiles. Los niveles de temperatura ajustables son una gran ventaja, ya que también es posible el secado en frío.

El retraso de 24 horas es perfecto para aprovechar las horas de menor consumo y reducir el coste de tu factura eléctrica. En cuanto al mantenimiento, te encantará la bandeja de recogida Easy Case: está situada en la ventana, ¡lo que facilita su extracción y limpieza! Mejor aún, puedes utilizar el agua para regar tus plantas, por ejemplo. Un indicador luminoso te indica cuándo hay que limpiar el filtro del condensador, y también se te informa de cuándo está lleno el depósito de agua.

Por si fuera poco, Candy entrega un kit de escurrido con su lavadora. Si tuviéramos que señalar una desventaja, sería sin duda la relación entre el precio y la eficiencia: para un modelo de gama media, es una pena que la eficiencia de la condensación esté en la clase C.

Bandeja de goteo fácil de vaciar
9 kg de capacidad
Secado en frío
Bastante hambriento de poder

– Caro para una aspiradora adicional

– Falta de accesorios pequeños

– Cabezal de aspiración incompatible con algunas esquinas

Índice de eficiencia de condensación de C
Muchos controles, pero no siempre claros

Candy CS C8LF-S, Secadora Condensación, 8KG, Digital y Mandos,...
  • Secadora conectada a NFC: conecta tu secadora con la App Simply-Fi y...
  • Di adiós a los dolores de espalda mientras introduces la colada en la...
  • Reduce los pliegues y enredos al finalizar el ciclo para un planchado...
  • Tu lana en buenas manos: ciclo específicamente diseñado para lavar...

6) Haier D836W, un clásico fiable

No siempre necesitas la secadora de condensación más sofisticada. Por eso en nuestra comparativa también valoramos alternativas eficientes y económicas como el Haier D836W. Podríamos criticar el hecho de que no se haya hecho ningún esfuerzo especial para facilitar el mantenimiento (no hay ningún indicador que te informe de que hay que vaciar el depósito, por ejemplo).

A pesar de ello, esta secadora tiene una capacidad de 8 kilos, lo que la hace suficientemente grande para una familia de 3 o 4 personas. Dispone de varios programas de secado: listo para guardar, listo para planchar, extra seco, refrescar, toallas, etc. Así que si te gusta que tu ropa sea suave y agradable de llevar o usar, inevitablemente utilizarás al máximo estas características que suavizan los tejidos.

La eficiencia de la condensación está clasificada como C. No es un modelo extremadamente eficiente: para un secado óptimo, tendrás que recurrir a ciclos bastante largos de unos 160 minutos. Por último, si instalas este aparato en una habitación concurrida de la casa, no parecerá demasiado invasivo, ya que su diseño es más bien sobrio y pulcro.

8 kg de capacidad
Programas para ablandar la ropa
Barato
Grado de condensación C

– Caro para una aspiradora adicional

– Falta de accesorios pequeños

– El cabezal de aspiración no es compatible con algunas esquinas

El secado tarda mucho tiempo
Sin arrugas

Mejores secadoras de condensación baratas en Amazon

No se puede instalar cualquier secadora en nuestras casas y pisos.

Algunos modelos requieren acceso a un desagüe, y no todas las casas son adecuadas para ello.

En este caso, la solución más práctica y económica es el secador de condensación. Pero en el mercado puedes encontrar muchos modelos diferentes: ¿cómo elegir la mejor secadora?

Hemos buscado toda la información útil para ti: ¡descubre nuestra guía antes de hacer tu elección!

La secadora de condensación, un aparato imprescindible en casa

Hoy en día existen varios tipos de secadoras, pero la más frecuente en los hogares es el modelo clásico de condensación. Su diseño de circuito cerrado es compatible con todos los estilos de vida. Incluso si vives en un piso pequeño donde no hay posibilidad de instalar un desagüe, puedes comprar uno. Antes de elegir la mejor secadora de condensación, tómate unos minutos para aprender todo sobre este electrodoméstico: cómo funciona, sus características específicas, sus ventajas, pero también sus posibles limitaciones.

¿Qué es una secadora de condensación?

Los orígenes de la secadora se remontan a principios del siglo XIX, cuando un francés construyó una especie de ventilador para secar la ropa en menos de dos horas, incluso con mal tiempo. Consistía en un barril cilíndrico dividido, movido por una manivela, alrededor de un fuego.

Durante muchos años, la ropa se secaba con cualquier medio disponible, pero se tardaba mucho en hacerlo, sobre todo en pleno invierno. El primer secador eléctrico fue desarrollado en 1935 por un estadounidense que vivía en las frías tierras de Dakota del Norte. La primera producción en serie se puso en marcha a finales de la década de 1930.

Hoy en día, la secadora es un electrodoméstico totalmente desarrollado. Las primeras limitaciones, encontradas en los modelos evacuados, se han eliminado con la aparición de los sistemas de condensación. Al mismo tiempo, el aspecto del «consumo de energía», que tanto preocupa a los consumidores, desaparece cuando se opta por una bomba de calor (aunque esta solución no esté al alcance de todos los bolsillos, ya que su adquisición es cara).

Qué es un secador de condensación

Hoy en día, el secador de condensación es la alternativa más elegida. Los precios son asequibles, aunque sean ligeramente superiores a los de un modelo evacuado. Este aparato está adaptado a las limitaciones actuales: como cada vez hay más gente que vive en pisos, este aparato es muy fácil de instalar y es naturalmente atractivo.

¿Por qué comprar una secadora de condensación?

Si vives en un piso y sigues confiando en las secadoras convencionales, es posible que quieras hacer la colada más rápidamente. Todo lo que necesitas es espacio suficiente para instalar una secadora de condensación: no es necesario construir ni utilizar un desagüe, ¡el aparato es independiente!

En concreto, el funcionamiento de una secadora de condensación es el siguiente: el agua de tu ropa se condensa y luego se descarga en un depósito. Lo único que tienes que hacer es vaciar el depósito regularmente. La instalación es más sencilla que la de tu lavadora: aquí no hace falta ninguna conexión complicada, sólo tienes que conectar el aparato a una toma de corriente estándar, ¡y ya está!

En primer lugar, recomendamos la compra de una secadora a todas las familias que aún no tengan una: aunque el secado natural es posible a veces en verano, es mucho más lento y difícil en invierno. Asimismo, sin una secadora, es difícil limpiar mantas, edredones, sábanas y todos los tejidos grandes, ya que secarlos a mano es una carrera de obstáculos (por no hablar de los precios, a menudo desalentadores, que cobran algunas lavanderías). Incluso las personas que viven sin niños pueden beneficiarse de la comodidad de una secadora de condensación: para un hogar pequeño, un modelo compacto con una capacidad de unos 5 kilos es suficiente.

Los diferentes tipos de secadora

En esta guía de compra, hablamos específicamente del secador de condensación más utilizado. Pero debes saber que hay otras alternativas: para asegurarte de que vas por el buen camino, tómate el tiempo de informarte sobre todas las soluciones que tienes a tu disposición.

Secadoras de vacío: una alternativa asequible

Si quieres la secadora más barata del mercado, lo más probable es que quieras mirar los modelos «ventilados». Estas son las alternativas más baratas que puedes encontrar. Sin embargo, no son adecuados para todas las familias. Debes anticiparte a esta compra, ya que la instalación sólo es posible contra una pared perforada. Otra solución es comprar una bandeja de recogida de agua. Un kit bastante práctico, pero no siempre muy ajustado, que puede aumentar el nivel de humedad en el aire de la casa.

Secadora de condensación, un buen compromiso entre practicidad y economía

Aunque suele ser más cara que una secadora de extracción, una secadora de condensación sigue siendo un aparato asequible. Están disponibles en todos los niveles de la gama, lo que significa que todo el mundo puede elegir un modelo que se adapte a sus necesidades. El funcionamiento se basa en la circulación de aire caliente en el tambor. El calor se genera mediante resistencias y el aire caliente elimina la humedad de los tejidos. El agua restante se acumula en una bandeja de recogida: todo funciona en un circuito cerrado, sin necesidad de conectarse a un desagüe. Se trata de una opción menos restrictiva que el secador de drenaje: en un piso pequeño, agradecerás este dispositivo de fácil instalación.

La secadora con bomba de calor: la mejor solución para ahorrar energía

¿Buscas una secadora sofisticada y de bajo consumo? Te aconsejamos encarecidamente que eches un vistazo a estos modelos modernos, que funcionan con bomba de calor. No es necesario un elemento calefactor, por lo que puedes secar tu ropa sin utilizar demasiada electricidad. Con calificaciones de consumo que van de la A a la A++, estos aparatos te permiten reducir considerablemente tu factura de electricidad. También son más suaves con la ropa: desde el algodón hasta los materiales más sensibles, ninguna prenda se encoge ni se deteriora durante el ciclo. Por otro lado, tardan más en secarse y suelen ser más caras.

Las ventajas (y desventajas) de las secadoras de condensación

Si estás acostumbrado a las secadoras con ventilación, pronto te darás cuenta de la principal ventaja de la secadora de condensación. La instalación es mucho más fácil y mucho menos restrictiva. El aparato está en un circuito cerrado, por lo que no necesitas hacer ninguna conexión para el desagüe. Es la opción natural para los pisos que no tienen el equipamiento necesario.

Aunque vivas en una casa, si eres el dueño de la misma y tienes total libertad para realizar las obras de instalación de un desagüe, puedes optar por una solución más sencilla, que puedas trasladar de habitación en habitación. En un bloque con la lavadora, en un garaje, en la cocina o en el lavadero: eres libre de enchufar el aparato donde quieras, sólo necesitas una toma de corriente estándar.

A algunas personas les puede preocupar el mantenimiento de una secadora: de hecho, un aparato que no se cuida puede deteriorarse con el tiempo. En los modelos clásicos, es aconsejable limpiar el condensador regularmente (las instrucciones pueden variar de un fabricante a otro, por lo que te recomendamos que leas atentamente las instrucciones). Sin embargo, hoy en día también hay condensadores autolimpiables que facilitan mucho esta tarea.

La principal desventaja de la secadora de condensación es que es un sistema de circuito cerrado: en realidad, siempre existe el riesgo de que se libere humedad en la habitación. Si tu casa es bastante seca, probablemente no será un problema. Sin embargo, si vives en una casa que ya es húmeda, la humedad adicional podría reducir la calidad del aire. Y si optas por una unidad básica sin sistema de autolimpieza, tendrás que acordarte de vaciar el depósito y limpiar el condensador regularmente. Por último, cuando compras una secadora de condensación, suele ser más cara que una secadora con ventilación.

¿Cuál es el presupuesto de una secadora de condensación?

El precio de una secadora de condensación varía mucho: aunque los modelos básicos son bastante asequibles, hay aparatos muy sofisticados con características prácticas y acabados de calidad… ¡Pero suelen ser tres o cuatro veces más caros! Tú decides si quieres un paquete innovador, o si simplemente buscas una alternativa al secado natural por aire sin querer una maravilla tecnológica en tu casa.

Los primeros precios rondan los 200 euros. Hasta unos 300 euros, puedes encontrar secadoras diseñadas por marcas conocidas, con un rendimiento satisfactorio, y suficientes para hogares pequeños y necesidades ocasionales. Por supuesto, encontrarás algunas limitaciones en estos productos: algunos tienen menor capacidad, otros consumen un poco más de electricidad, o son un poco ruidosos. Estos pequeños inconvenientes se encuentran en todas las secadoras, ¡incluso cuando se venden a un precio superior! Así que si ves que el nivel de ruido del modelo básico que quieres es alto, relativízalo: si pretendes ponerlo en el garaje, por ejemplo, no te molestará. En resumen, para ser feliz con una secadora barata, sólo tienes que ser consciente de las principales ventajas que buscas (¡y de los aspectos negativos que temes!).

La gama media está entre 300 y 500 euros. Aquí puedes empezar a disfrutar de algunas innovaciones emocionantes. Se introducen sistemas de autolimpieza que reducen el trabajo de mantenimiento, se ofrecen mayores capacidades y se ofrecen características interesantes a los consumidores. Muchas marcas se posicionan en estos precios, y las prestaciones entre dos modelos intermedios no siempre son las mismas: ¡el precio no debe ser tu única comparación!

Por último, por encima de 500 euros, ya consideramos que la secadora de condensación es una alternativa de gama alta. Por este precio, también puedes comprar un aparato con bomba de calor: si utilizas esta cantidad para un sistema de condensación, te aconsejamos que seas especialmente exigente con todos los criterios, ya que debe tener todas las ventajas de los mejores secadores de condensación.

¿Cómo elegir la mejor secadora de condensación?

Al comprar una secadora de condensación, verás que las tiendas ofrecen una gran variedad de soluciones. ¿Cómo decides cuál es el mejor para ti? Estos son los principales criterios para elegir una secadora que deberían ayudarte en tus comparaciones.

Consumo de energía

El consumo de energía es una comparación fácil de hacer, ya que los fabricantes están obligados a especificarlo, siempre de la misma manera, en la etiqueta del producto. Como habrás leído más arriba, una secadora de condensación funciona con una resistencia. Por tanto, lógicamente consumirá más electricidad que los aparatos que dependen de las bombas de calor. No obstante, debes acercarte lo más posible a la calificación A. Los modelos con clasificación A o B son más caros, pero también te permiten reducir la factura energética.

Capacidad

Aunque la capacidad es una consideración importante a la hora de comparar diferentes secadoras, no podemos darte un consejo universal sobre la capacidad: depende de tus necesidades. Si vives solo o en pareja sin hijos, puedes conformarte fácilmente con un modelo de 5 kg. Sin embargo, si tienes hijos, necesitarás al menos 7 kilos, y si tienes una familia numerosa, lógicamente agradecerás un aparato grande que pueda secar hasta diez kilos de ropa.

Mecánica o electrónica

las secadoras mecánicos son más baratos que los electrónicos. Si utilizas una secadora mecánica, tienes que elegir tú mismo la duración del ciclo de secado. El riesgo es sencillo: el secado durante un tiempo demasiado corto dejará la ropa húmeda y, si dura demasiado, consumirás electricidad innecesariamente. El secador electrónico parece más práctico, ya que un sensor mide la humedad y permite que el aparato se detenga en cuanto todo esté seco. El único inconveniente es que esta solución es más cara de comprar, y también es más cara cuando se trata de reparaciones.

Las características

Una secadora con múltiples funciones será, naturalmente, más atractiva. Sin embargo, ¡no tiene sentido gastar demasiado dinero en algo que no te servirá! Por ejemplo, la función de arranque retardado es especialmente útil si estás en horario valle (lo que no ocurre con todos los contratos de electricidad). La posibilidad de activar el botón de «ropa delicada» es necesaria si también te gusta secar tejidos más delicados. La función antiarrugas es especialmente popular entre quienes prefieren saltarse la fase de planchado.

¿Cómo se utiliza una secadora de condensación?

Para que la secadora no dañe tus prendas favoritas (sobre todo los estampados), recuerda poner la ropa del revés antes de empezar a secarla. Comprueba siempre la etiqueta de tu ropa nueva, ya que algunas no toleran el calor y lo ideal es que se sequen de forma natural. Este es el caso de los artículos de lana, seda o plástico (como los manteles o los cueros de aceite).

En la etiqueta de cada prenda, el pictograma de la secadora te ayudará a tomar las decisiones correctas:

una secadora sin punto dentro del círculo significa que puedes secar a cualquier temperatura.

Con un punto, debes secar a baja temperatura (hasta 60ºC).

Con dos puntos, puedes secar a temperatura normal (hasta 80ºC).

Si el pictograma está tachado, no debes utilizar la secadora.

No recomendamos meter las mallas en la secadora, ya que desarrollan electricidad estática y se vuelven desagradables de llevar: suelen estar casi secas cuando salen de una máquina que hace un buen trabajo de centrifugado, así que ¡déjalas al aire!

En cuanto a la instalación, es importante tener en cuenta que una secadora genera calor: por tanto, debe colocarse en una habitación ventilada para evitar que la temperatura suba demasiado. Además, como el secado puede hacer que el aire sea húmedo, no debes «confinar» la secadora en un espacio pequeño, ya que esto puede provocar la aparición de moho.

Algunos consejos para limpiar y cuidar una secadora de condensación

El mantenimiento de una secadora es relativamente sencillo. Debes acordarte de limpiar los filtros de pelusa después de cada secado. Utiliza las manos o, si lo prefieres, un paño seco. La limpieza con agua puede hacerse de vez en cuando, en cuyo caso el filtro sólo debe sustituirse cuando esté completamente seco.

Acuérdate también de vaciar el depósito de agua después del secado. Encontrarás todas las instrucciones en el manual de tu aparato (el procedimiento no es siempre el mismo de un modelo a otro, ya que no están diseñados necesariamente de la misma manera). Cada 6 ó 7 ciclos, limpia el condensador. Simplemente pásalo por debajo del agua.

Si limpias y mantienes una secadora con regularidad, aumentarás su rendimiento: funcionará mejor y más rápido, por lo que consumirá menos electricidad. Algunas piezas, como el sensor de humedad, pueden calcificarse con el tiempo. Puedes limpiarlos sin tener que desmontar toda la secadora.

Por último, el exterior del secador es fácil de limpiar con un paño suave y húmedo. Nunca utilices un detergente fuerte, ya que puede dañar el plástico.

Deja un comentario