Como escoger el mejor procesador o CPU

La CPU es el corazón de todo lo que haces en tu ordenador, por lo que es imprescindible elegir la que mejor se adapte a tus necesidades. Sigue leyendo para conocer las 12 características diferentes de una CPU que te ayudarán a realizar tu compra.

Guía para escoger el mejor procesador o CPU

La mayoría de las CPU de los ordenadores son fabricadas por Intel o AMD. La familia principal de procesadores Intel Core incluye los chips i3, i5, i7 e i9, mientras que AMD Ryzen incluye los 3, 5, 7 y 9.

El rendimiento va desde el nivel económico de los procesadores Intel i3 y AMD Ryzen 3 hasta el nivel de las estaciones de trabajo de alto rendimiento con los chips i9 y 9.

Comparativas relacionadas:

A la hora de elegir una CPU, es importante tener en cuenta las especificaciones individuales y asegurarse también de que los demás componentes de tu equipo son compatibles.

  • Velocidad de reloj base
  • Velocidad máxima del turbo
  • Overclocking
  • Recuento de núcleos
  • Multihilo
  • L Cache
  • Soporte de memoria y canales
  • Clasificación TDP
  • Proceso de fabricación, microarquitectura y generación
  • Tipo de zócalo
  • Chipset
  • Gráficos integrados

1. Velocidad del reloj

La velocidad de reloj de un procesador se refiere al número de ciclos que se realizan cada segundo. Por ejemplo, un procesador de 3,1 GHz puede realizar 3.100 millones en un segundo.

Cuanto más alta sea la velocidad del reloj, más tareas podrá realizar el procesador y, en general, más rápido funcionará el ordenador.

Es importante tener en cuenta que no siempre es mejor comparar las velocidades de reloj de los procesadores de diferentes generaciones o fabricantes.

Por ejemplo, un procesador de cuatro núcleos más antiguo, como el Intel Core i5-7500 de 7ª generación a 3,4 GHz, se verá superado por el Intel Core i5-10500 de 6 núcleos de 10ª generación a 3,1 GHz.

2. Frecuencia Turbo máxima

Tanto AMD como Intel permiten que determinadas CPUs funcionen por encima de sus frecuencias típicas para aumentar temporalmente el rendimiento cuando sea necesario. AMD e Intel llaman a esta tecnología – Turbo Core y Turbo Boost respectivamente.

Para que una CPU se «turbo-boost», su velocidad de reloj aumenta. Para ello, debe recibir suficiente energía y estar operando dentro de su rango de temperatura típico. Por ejemplo, el AMD Ryzen 5 3600 tiene un reloj base de 3,6GHz pero tiene un Max Boost Clock de hasta 4,2GHz.

Una vez más, este aumento es sólo temporal y la CPU volverá a su estado típico para evitar cualquier sobrecalentamiento y daño a la CPU.

3. Overclocking

El overclocking consiste en aumentar la velocidad de reloj base de tu procesador. Para ello, tendrás que asegurarte de que tanto tu CPU como tu placa base son compatibles con el overclocking.

Todos los procesadores AMD Ryzen admiten overclocking, mientras que Intel suele reservar esa función para sus procesadores de gama alta. Los modelos de procesadores Intel Core que terminan en «K» o «X» suelen poder someterse a overclocking, por ejemplo, el Intel Core i5-10600K.

Si planeas hacer overclocking a tu CPU, necesitarás tener una solución de refrigeración suficiente, ya que un chip con overclocking utilizará más energía y, por tanto, generará más calor.

4. Número de núcleos

La mayoría de los procesadores actuales, si no todos, cuentan con varios «núcleos». Un núcleo es esencialmente un microprocesador dentro de la CPU.

Sin tener en cuenta el hyper-threading o el multi-threading, un procesador puede trabajar técnicamente en una sola «tarea» a la vez. Ahora bien, como los procesadores modernos son tan rápidos, nosotros, como usuarios, no notamos que el procesador divide su tiempo entre diferentes procesos cuando realizamos varias tareas en nuestros ordenadores.

Cuantos más núcleos tenga un procesador, más rápido podrá manejar múltiples procesos, lo que es importante para la multitarea o para cargas de trabajo pesadas que puedan aprovechar varios núcleos.

Para los usuarios básicos, un procesador eficiente de doble núcleo será suficiente, pero para los entusiastas o los usuarios avanzados, se recomienda uno de cuatro núcleos o superior.

Ten en cuenta que para los jugadores, una mayor velocidad de reloj puede ser más importante que tener núcleos adicionales, por ejemplo, cuatro núcleos frente a seis. Muchos juegos actuales no están diseñados para aprovechar más de un par de núcleos, pero esto está cambiando lentamente.

A continuación se muestra una lista de familias de procesadores por número de núcleos:

Intel:

  • 2 núcleos – Intel i3, Intel Pentium, Intel Celeron
  • 4 núcleos – Intel i3, i5, i7
  • 6 núcleos – Intel i5, i7
  • 8 núcleos – Intel i7, i9
  • 10 núcleos – Intel i9
  • 24 Core – Intel Xeon W
  • 28 núcleos – Intel Xeon W

AMD:

  • 2 núcleos – AMD Athlon, Ryzen 3
  • 4 núcleos – AMD Athlon, AMD Ryzen 3, Ryzen 5, Ryzen 7
  • 6 núcleos – AMD Ryzen 5
  • 8 núcleos – AMD Ryzen 7, AMD Threadripper
  • 12 núcleos – AMD Ryzen 9, AMD Threadripper
  • 16 núcleos – AMD Threadripper
  • 24 núcleos – AMD Threadripper
  • 32 núcleos – AMD Threadripper
  • 64 núcleos – AMD Threadripper

5. Hilos y multihilo

Mientras que el número de núcleos representa el número de núcleos físicos de una CPU, el número de hilos representa el número de núcleos virtuales que un procesador puede simular. Así, por ejemplo, un procesador Intel i5-10400 tiene 6 núcleos físicos y 12 hilos.

Las CPUs de Intel utilizan «hyper-threading» y las CPUs de AMD utilizan «simultaneous multi-threading» o SMT para conseguirlo, siendo ambas tecnologías esencialmente iguales.

Como se ha mencionado anteriormente, más núcleos e hilos equivalen a una mayor eficiencia y multitarea, ya que el procesador es más capaz de dividir su capacidad de procesamiento entre diferentes tareas.

6. L Cachés

La mayoría de las CPUs tienen 3 cachés «L» para almacenar los datos necesarios para realizar las tareas. Se denominan L1, L2 y L3, y su capacidad aumenta con cada nivel. Si los datos que el procesador necesita no se encuentran en la caché L1, «busca» estos datos en la caché L2 y así sucesivamente.

Como estas cachés están integradas en el propio procesador, son los lugares más rápidos a los que puede acceder un procesador, empezando por la caché L1.

Mientras que cada núcleo tiene su propia caché L1, la caché L2 puede ser exclusiva o compartida, con la caché L3 compartida por cada uno de los núcleos.

A medida que aumenta la capacidad de la caché, el procesador tarda más en buscar los datos necesarios, por lo que las cachés L son relativamente mucho más pequeñas en capacidad que la RAM.

Una caché L1 típica puede tener hasta 256 KB, mientras que una caché L2 suele tener entre 256KB y 8MB de capacidad.

A la hora de elegir un procesador, normalmente no es necesario preocuparse por el tamaño de la caché L, ya que los fabricantes la tienen optimizada para cada procesador.

7. Soporte de memoria

DDR4, que significa ‘Double Data Rate’ es la última variante de memoria de acceso aleatorio, que todas las CPUs modernas soportan. La memoria RAM de tu ordenador almacena los datos que tu CPU necesita para ejecutar tus aplicaciones.

Hay un par de especificaciones de memoria que hay que tener en cuenta a la hora de elegir una CPU:

Velocidad de la memoria

La velocidad de la memoria, medida en MHz, determina la velocidad a la que se produce la transferencia de datos, siendo los números más altos más rápidos. Una memoria RAM de 3000 MHz significa que realiza 3000 millones de ciclos por segundo, es decir, 3.000 millones de ciclos por segundo.

La actual generación de procesadores AMD Ryzen soporta memoria DDR4 a velocidades de hasta 3200 MHz.

Los procesadores i3 e i5 de la 10ª generación de Intel admiten memorias de hasta 2666 MHz, mientras que sus procesadores i7 e i9 admiten memorias de hasta 2933 MHz.

Velocidades de memoria DDR4:

  • 2400 MHz
  • 2666 MHz
  • 2933 MHz
  • 3000 MHz
  • 3200 MHz
  • 3600 MHz
  • 4000 MHz
  • 4400 MHz

Número de canales

Puedes pensar en un canal como un «carril» de comunicación entre el procesador y la memoria. Cuantos más carriles, más rápido puede ser el intercambio de datos.

Básicamente, todas las CPU modernas admiten un mínimo de memoria de doble canal, y las CPU de estaciones de trabajo de gama alta, como AMD Threadripper e Intel Xeon, admiten más canales.

Para aprovechar las ventajas de la memoria de doble canal, instala dos módulos RAM del mismo tipo en las dos ranuras DIMM indicadas por el manual de tu placa base.

Latencia de la dirección de la columna (CAS)

La latencia CAS o CL, que se mide en nanosegundos, se refiere al retraso entre la solicitud de datos en la RAM y el momento en que están disponibles.

Los módulos de memoria DDR4 suelen tener una latencia CAS de al menos 15, siendo mejores las clasificaciones más bajas.

En el caso de dos módulos de memoria RAM que tengan la misma velocidad pero diferentes latencias CL, el módulo con la CL más baja tendrá un mejor rendimiento.

8. TDP (Potencia de Diseño Térmico)

TDP significa Thermal Design Power, y mide en vatios, la cantidad de calor que generará una CPU bajo carga. Aunque es similar, el TDP no es lo mismo que el consumo de energía y sigue siendo útil a la hora de elegir la fuente de alimentación adecuada, así como el sistema de refrigeración.

Es importante tener una fuente de alimentación que pueda manejar el TDP de la CPU, además de los otros componentes en una construcción como la GPU. Los componentes más potentes consumen más energía y, por tanto, generan más calor, lo que requiere soluciones de refrigeración más avanzadas.

Por ejemplo, los económicos AMD Ryzen 3-3100 e Intel Core i3-10320 tienen un TDP de 65 vatios, mientras que los más avanzados AMD Ryzen 7-3800X e Intel Core i7-10700K tienen un TDP de 105 y 95 vatios respectivamente.

9. Proceso de fabricación, microarquitectura y generación

Una CPU actual está formada por miles de millones de transistores. El proceso de fabricación, que se mide en nm (nanómetros), se refiere a la tecnología de fabricación de semiconductores utilizada para fabricar una CPU.

Tenga en cuenta que la medida en nanómetros, por ejemplo, 7nm, no representa realmente el tamaño de los transistores y es más bien un término comercial. Además, la densidad de transistores del proceso de 10nm de Intel es, según se informa, similar a la del proceso de 7nm de AMD.

Unos transistores más pequeños y más eficientes energéticamente significan que pueden caber más en el mismo espacio, lo que da lugar a unas CPU más potentes y eficientes energéticamente. Aunque esta especificación puede dar una idea de lo avanzado que es un chip, no es una medida precisa del rendimiento. Otras especificaciones más importantes son la velocidad de reloj y el número de núcleos.

La microarquitectura es la estructura de disposición de los componentes electrónicos en el chip del procesador. Se supone que cada nueva arquitectura es mejor y más eficiente que sus predecesoras.

Por ejemplo, los últimos procesadores AMD de la serie 5000 están basados en la arquitectura Zen 3.

Del mismo modo, la 10ª generación de procesadores de la serie i de Intel se basa en la microarquitectura Comet Lake. Los procesadores de la 8ª generación estaban basados en Coffee Lake.

Tanto AMD como Intel tienen varias microarquitecturas utilizadas en sus cpus.
Consulta el enlace de la wikipedia para saber más.

https://en.wikipedia.org/wiki/List_of_AMD_CPU_microarchitectures
https://en.wikipedia.org/wiki/Zen_3

https://en.wikipedia.org/wiki/List_of_Intel_CPU_microarchitectures
https://en.wikipedia.org/wiki/Comet_Lake_(microprocesador)
https://en.wikipedia.org/wiki/Coffee_Lake

Por lo general, es una mejor idea para ir con la nueva generación de cpus. Pero al mismo tiempo, los cpus de generaciones anteriores pueden estar disponibles a precios más bajos, lo que puede ofrecer una mejor relación rendimiento-precio a veces.

10. Tipo de zócalo

Un zócalo de CPU es una interfaz física en una placa base en la que se coloca un procesador para conectarse a los demás componentes de un ordenador. Tanto los procesadores de AMD como los de Intel admiten sus propios tipos de zócalo específicos.

zócalo de la cpu - como escoger el mejor procesador

El tipo de zócalo determina el número de pines utilizados y su configuración física, por lo que es importante asegurarse de que la placa base y el procesador son compatibles. Ten en cuenta que dos procesadores diferentes pueden compartir el mismo tipo de zócalo pero no serán compatibles con la misma placa base. Esto se debe a que se utiliza un chipset diferente (más información sobre esto a continuación).

Tener un zócalo compatible con versiones anteriores es útil si planeas actualizar tu procesador más adelante. AMD tiene la mejor compatibilidad con el zócalo AM4, que admite procesadores más antiguos, mientras que Intel tiene un par de versiones diferentes que siguen siendo actuales.

Zócalos Intel actuales:

  • LGA 1151 v1 (6ª y 7ª generación)
  • LGA 1151 v2 (8ª y 9ª generación)
  • LGA 2066 (CPUs de estaciones de trabajo)
  • LGA 1200 (10ª generación)

Zócalos actuales de AMD:

  • AM4 (Ryzen y Athlon)
  • TR4 (Threadripper)

El último zócalo LGA 1200 no es compatible con las generaciones de procesadores más antiguas. Sin embargo, el actual zócalo AMD AM4 es compatible con procesadores AMD más antiguos.

11. Chipset

El chipset de una placa base gestiona el flujo de datos entre los componentes de tu ordenador. Determina la velocidad con la que los componentes de tu ordenador se comunican entre sí, si puedes o no overclockear tu CPU, la velocidad de tu RAM y cuántas conexiones USB puedes tener.

Los componentes de un PC se comunican entre sí utilizando carriles PCIe®, y más carriles equivalen a una transferencia de datos más rápida. Un carril PCIe puede considerarse como los cables físicos de una placa base que conectan los componentes.

Un chipset más económico como el B450 de AMD viene con 36 carriles PCIe® 3, mientras que el chipset más avanzado y caro, el X570, viene con 44 carriles PCIe® 4.

Chipsets Intel comunes:

  • HM370
  • QM370
  • CM246
  • H410
  • B460
  • H470
  • Q470
  • Z490
  • W480

Chipsets comunes de AMD:

  • A320
  • A520
  • B350
  • B450
  • B550
  • X370
  • X470
  • X570
  • X399
  • TRX40

12. Gráficos integrados

Muchas CPUs vienen con gráficos integrados en el propio chip, lo que significa que no necesitas una GPU dedicada para manejar tu monitor. Aunque una solución gráfica integrada es una opción sólida para los usuarios ocasionales, algunos usuarios añaden una tarjeta gráfica discreta a su sistema para obtener un mayor rendimiento gráfico.

Los gráficos integrados también pueden ser útiles a la hora de solucionar problemas con una tarjeta gráfica discreta, ya que puedes seguir mostrando una imagen en tu monitor incluso si tu GPU discreta no funciona correctamente.

Intel ofrece gráficos Intel HD, gráficos Intel UHD e Intel Iris en determinadas CPU, mientras que AMD ofrece gráficos Radeon Vega. Para los que hacen edición avanzada de fotos/vídeos o juegos de gama alta, es mejor tener una tarjeta gráfica dedicada.

Conclusión ¿Qué tener en cuenta para escoger la mejor CPU?

Al elegir una CPU es importante tener en cuenta el conjunto de la misma en lugar de centrarse en una sola característica o especificación.

Por ejemplo, si echas un vistazo al AMD Ryzen 5-3600X y al Ryzen 7-3700X, te darás cuenta de que el 3600X tiene una velocidad de reloj más alta, de 3,8 GHz, que el 3700X, que es de 3,6 GHz. Sin embargo, esto no cuenta toda la historia: el 3700X tiene 8 núcleos capaces de funcionar a 3,6GHz cada uno, mientras que el 3600X tiene 6 funcionando a 3,8GHz.

Aunque la CPU Ryzen 5 tiene una mayor velocidad de reloj, el Ryzen 7 suele superarla en la mayoría de los casos, ya que tiene más núcleos.

Es habitual elegir primero la CPU que mejor se adapte a tu uso y presupuesto, y luego elegir otros componentes compatibles en función de esa CPU.

Otras comparativas que te pueden Intersar:

Deja un comentario