¿Qué es LTS?

LTS son las siglas de “Long Term Support” (soporte a largo plazo) y significa exactamente eso. Una versión con soporte a largo plazo es una versión de software diseñada para recibir soporte y mantenimiento a largo plazo durante varios años después de su lanzamiento. Esto garantiza una versión estable y fiable durante un periodo mínimo de tiempo que los usuarios pueden esperar seguir utilizando. Naturalmente, esto es ideal para clientes y usuarios finales, ya que pueden centrarse en ofrecer a sus clientes experiencias digitales asombrosas sin preocuparse por problemas de compatibilidad o cambios inesperados en la funcionalidad.

Soporte a corto plazo frente a soporte a largo plazo

Para las versiones estándar de software, sólo existe un periodo de soporte a corto plazo. La ventaja es que el desarrollador implementaría nuevas características y funcionalidades que pueden tener algunos pequeños problemas. No es raro que, como resultado, los usuarios pierdan compatibilidad o funcionalidades.

Para LTS, la fiabilidad es la máxima prioridad y los parches o actualizaciones serán poco frecuentes pero estarán garantizados. La forma de dar soporte al software durante este periodo de tiempo varía en función del desarrollador. Normalmente, el software LTS recibirá actualizaciones importantes para solucionar problemas técnicos o funcionalidades rotas, pero no recibirá funciones totalmente nuevas.

Qué esperar de la LTS

Como el calendario de actualizaciones de LTS se anuncia claramente a los usuarios, pueden esperar seguir utilizando el software de forma fiable durante un largo periodo de tiempo. Las actualizaciones se realizan y prueban primero en las versiones de soporte a corto plazo, lo que proporciona una capa adicional de seguridad para quienes utilizan versiones LTS.

Los usuarios de versiones LTS tendrán que planificar cuidadosamente cuándo finaliza el soporte, la ventaja de esto es que dispondrán de tiempo suficiente para considerar sus opciones de actualización. Sin embargo, esto también significa que tienen que pasar por la fase de actualización, que podría ser oportuna y costosa.

Algunos desarrolladores de software han puesto fin a este tipo de soporte, optando en su lugar por modelos basados en suscripciones. El software basado en suscripciones es similar al STS, ya que las actualizaciones llegan con frecuencia y se aplican automáticamente cuando los usuarios acceden a la red para utilizar el software.

Historia del LTS

Aunque es posible que otros proveedores de software hayan proporcionado versiones similares a LTS con anterioridad, el término “soporte a largo plazo” fue popularizado por Canonical para el lanzamiento en 2006 de su distribución Ubuntu Linux 6.06 LTS “Dapper Drake”. Ubuntu lanzó su software en un ciclo regular de 6 meses a partir de 2004, con cada versión recibiendo correcciones de errores durante 18 meses, mientras que las nuevas características continuaron siendo liberadas en las versiones posteriores. La primera versión LTS, tras 2 meses adicionales de desarrollo, ofrecía 3 años de correcciones de errores en el escritorio y 5 años en el servidor. El modelo LTS ha tenido tanto éxito para Ubuntu que se considera su versión principal, que ahora disfruta de 5 años de soporte en todos los ámbitos, mientras que las versiones intermedias sólo reciben soporte durante 9 meses.

Dado el éxito y la sólida reputación de las versiones LTS de Ubuntu, no es de extrañar que otros proyectos siguieran su ejemplo.

que es lts

LTS y Moodle

Moodle sigue un ciclo de publicación similar al de Ubuntu, con versiones principales publicadas cada 6 meses. Cada versión recibe 12 meses de correcciones de errores, y otros 6 meses de correcciones de seguridad para un total de 18 meses. La primera versión LTS de Moodle fue la 2.7 en 2014, y desde entonces cada cuarta versión ha sido LTS. Moodle es un proyecto muy diferente a Ubuntu, y como tal la definición de Moodle de LTS es diferente. En lugar de extender todo el soporte por un período más largo, el período de corrección de errores sigue siendo de 12 meses, mientras que el período de corrección de seguridad se extiende a un total de 3 años después de la fecha de lanzamiento.

Este soporte sólo se aplica al núcleo del producto Moodle LMS de Moodle HQ. Los plugins proporcionados por la comunidad no ofrecen necesariamente ninguna de estas garantías de soporte, aunque los Partners de Moodle como Catalyst pueden ofrecer soporte de pago.

Ventanas de las versiones LTS ¿Merecen la pena?

Definitivamente, seguir con una versión LTS tiene sus ventajas. Sin embargo, también debe haber algunas desventajas, de lo contrario, todas las versiones serían LTS y no existirían las versiones intermedias. Es importante tener en cuenta las necesidades de su organización a la hora de decidirse por una versión LTS o por actualizaciones más periódicas.

Más probado
Paradójicamente, una de las razones por las que las versiones LTS de Ubuntu son tan populares es por su popularidad. Como más gente las usa, tendrán más pruebas en el mundo real, lo que significa que se encontrarán y corregirán más errores que en las versiones menos instaladas.

Evitar las actualizaciones
Las actualizaciones dan miedo, son caras y perjudiciales. Cuando los proyectos sacan versiones LTS, normalmente permiten actualizar directamente a la siguiente versión LTS, lo que significa que se puede pasar más tiempo entre actualizaciones, así que hay un gran atractivo en ello.

En una gran organización, gran parte de la presión para realizar actualizaciones de software se debe a los requisitos de cumplimiento de seguridad. Dado que las versiones LTS reciben correcciones de seguridad durante más tiempo, se puede evitar esta presión durante mucho más tiempo que con las versiones provisionales. Para los usuarios, una actualización puede suponer tiempo de inactividad e interrupciones en su trabajo. Menos interrupciones significan usuarios más satisfechos.

Si está desarrollando sobre un sistema o encargando el desarrollo a un tercero, tiene sentido centrarse en una base LTS estable. Los cambios en la API sólo se producen con las versiones más importantes, así que cuanto más tiempo pase entre ellas, menos veces habrá que volver a trabajar en los desarrollos.

¿Evitar las actualizaciones?
Por supuesto, esta moneda tiene otra cara: aunque las actualizaciones dan miedo, tienen que producirse en algún momento, y posponerlas no las hace menos temibles. Un equipo acostumbrado a desplegar actualizaciones cada 6 o 12 meses tendrá más práctica y confianza en el proceso que uno que sólo lo haga cada 3 años. Los puntos conflictivos se resuelven y los procesos manuales se automatizan, lo que hace que el proceso sea más eficaz.

Las políticas de LTS difieren, pero mientras que las correcciones de errores y de seguridad normalmente se retroportan, es raro que se retroporten las nuevas características. Esto puede significar que una nueva función que ofrezca valor a su organización no esté disponible hasta varios años después de su lanzamiento.

Mientras que una sola actualización puede implicar menos periodos de inactividad que tres, un gran salto de LTS a LTS significa introducir muchos cambios a la vez, por lo que las actualizaciones más frecuentes con conjuntos más pequeños de cambios pueden ser más fáciles de digerir para los usuarios que los lanzamientos “big bang”. Considere que los productos SaaS como Office365 e incluso sitios como Facebook están lanzando nuevas características todo el tiempo, y aunque los momentos de “¿quién movió mi queso?” pueden venir con más frecuencia, los usuarios adaptados a los cambios frecuentes pueden superarlos.

Araceli Molina

Editora jefe 6mejores.com. Mi misión es ayudarte a descubrir los mejores productos y servicios para una vida más fácil y productiva. Más de 15 años de experiencia en marketing digital y publicaciones online. Me apasiona el fitness, la tecnología, la naturaleza y los animales.

Deja un comentario